Hoy hace exactamente un mes que volví de la Cidade Maravilhosa. Luego de tres semanas visitando a unos amigos cariocas (el gentilicio para quien es originario de Rio de Janeiro) conocí no solamente los típicos spots imperdibles de la ciudad, sino que tuve también la oportunidad de conocer Rio desde el punto de vista local: a través de los ojos de alguien que lleva a Rio en el corazón.(Obrigado Clarissa!)

Rio de Janeiro es sin duda una de las ciudades más bellas en las que he estado; con una extensa lista de cosas por hacer, los suertudos que visiten Rio en los próximos días (para el carnaval que está por comenzar) o en los próximos meses (para la Copa del Mundo) tendrán una lista de actividades casi infinitas de donde escoger.

No importa si vas a Rio durante este año o en dos años para los Juegos Olímpicos, incluso no importa si nunca has considerado visitar la ciudad que alguna vez fue la capital del antiguo Imperio del Brasil, seguro que si eres lucky enough como para visitar Rio, querrás ver no solamente los ángulos típicamente turistas sino que querrás conocer la faceta local de la ciudad. (Be a traveler, not a tourist). Al planear mi viaje me encontré con infinidad de artículos y recomendaciones sobre los puntos típicos de la ciudad: Copacabana o el Pão de Açúcar, pero, ¿realmente es todo lo que tiene Rio por ofrecerte? ¿Cuáles son los lugares en Rio que no aparecen en las guías de viaje y que tienen un encanto especial? ¿Qué es lo que no te puedes perder en Rio? Aquí mi lista personal de los sitios que si bien no tienen la popularidad del Cristo Redentor, tienen ese toque “local” que seguro te sorprenderá. No pretendo que te olvides con esto de visitar los atractivos principales de la ciudad; por el contrario, cuando creas haber visto todo en Rio, recuerda que en una ciudad que nunca duerme, siempre hay más.

10. Avenida Olegario Maciel. ¿Quieres cenar algo tranquilo al final del día, tomarte una capirinha o simplemente cerrar tu jornada con algo relajante? Esta calle tiene lo que necesitas: buen ambiente, vastas opciones de donde escoger, precios accesibles y poca afluencia de turistas. Lo mejor de todo: todos estos bares y restaurantes, a walking distance. ¿Quieres cambiar de atmósfera? Cruza la calle o camina un par de pasos sobre la misma acera para encontrar otro lugar con un ambiente totalmente diferente del anterior. Hay desde sushi bars hasta algunos con comida americana o mexicana, pasando por los imperdibles pé sujos: bares con fama “de mala muerte” que a pesar de su aparente mal aspecto, muchas veces tienen la mejor caipirinha de la zona o el mejor bolinho de bacalhau de la calle, todo esto a un precio por demás accesible.

Avenida

9. Praia da Barra da Tijuca. Rio de Janeiro es una ciudad con una extensa lista de extensas playas. Ir a la playa en Rio es sin duda un must. Estas playas de Rio suelen ser muy populares tanto para turistas como para locales y seguro que querrás visitar todas las que puedas ya que cada cual tiene su toque particular (fíjate por ejemplo en el diseño de las calzadas y malecones).

Cuando te hayas cansado de las playas densamente pobladas, con precios altos por las sillas o sombrillas en renta o con cientos de vendedores que no te dejan descansar en paz, dirígete al sur de la ciudad para llegar a la paradisíaca playa de Barra da Tijuca. Ubicada en una zona residencial muy al sur de la ciudad y flanqueada por una muralla de edificios y condominios a todo lo largo de la costa, esta playa es por demás local: escuchas a los bañistas encontrarse con viejos vecinos y conocidos o a los vendedores saludar por su nombre a sus clientes. La Praia da Barra, o simplemente Barra, es un sitio menos visitado por los turistas, con más espacio para montar un camastro o tomar una siesta, con menos vendedores y con precios mucho más accesibles. Como en muchas otras playas de la ciudad, se ofrecen aquí clases de surf o stand up paddle – SUP (que en la pronunciación local se dice shu-pi) en caso de que quieras practicar alguno de estos deportes. Vale la pena viajar algunos kilómetros más en dirección al oeste para conocer este lugar.

8. Shoppings cariocas. Típicamente no vamos los centros comerciales de una ciudad cuando estamos en mood turista, menos aún si nuestro tiempo es limitado al igual que nuestro presupuesto. A pesar de eso, vale la pena si se tiene tiempo, darse una vuelta por algunos de los shoppings que tiene Rio. Esta cosmopolita ciudad posee algunos de los shoppings más grandes en Latinoamérica. En algunos hay más que tiendas. Recomiendo solamente tres: Rio Shopping, Rio Sul y Botafogo Praia Shopping. Rio Shopping y Rio Sul ofrecen una amplia variedad de tiendas nacionales e internacionales, exposiciones temporales, diversas áreas de comida con restaurantes para comer por kilo, restaurantes brasileños de comida rápida, librerías y hasta centros médicos que se conectan a la plaza comercial. En Botafogo, ubicado frente a la que podría ser la mejor playa de la ciudad (lamentablemente inutilizable debido al alto índice de contaminación), se encuentra un mirador en el último piso que permite observar dos de los puntos más representativos de Rio: el Cristo Redentor a la izquierda, y el Pao de Acucar a la derecha. Recomendación: acompaña esta increíble vista con una asian box de Koni, el mejor sushi de la ciudad. Vale la pena subir las interminables escaleras eléctricas, all the way to the top. Beleza!

7. Ensayo de bloco del carnaval. Decir “Rio” implica decir “carnaval” también. Celebrado anualmente, el carnaval carioca atrae a miles y miles de turistas de todos los rincones del globo. Para hacer posible este gran evento, a lo largo de todo el año se ensayan las melodías y las danzas propias de esta festividad. ¿No vas a Rio en época de carnaval? No te preocupes, aun así puedes darte una probadita de la que sin duda es la mayor fiesta del mundo. Muchos de estos blocos no desfilan precisamente en el desfile principal de carnaval que se lleva a cabo en el Sambodromo, sino que representan grupos menores. Los blocos usualmente cuentan con una bateria o batucada, encargados de producir la música que usan. Las canciones utilizadas son compuestas por los mismos integrantes del bloco y cambian año con año. Muchos de estos grupos ensayan durante los meses previos al carnaval y generalmente es un “ensayo abierto”. Puedes encontrar las invitaciones en los lugares públicos de Rio donde se informan la fecha y el lugar, y puedes asistir –completamente gratis- a uno de estos open house. Un ensayo de este tipo te permite una cercanía casi íntima con la batería; cercanía que es más difícil de lograr en un desfile de carnaval normal: hay menos público que en un desfile. Si lo decides, hasta podrás aventurarte a tocar algunos de los instrumentos que se utilizan en el bloco: una experiencia definitivamente enriquecedora para los que no somos de Rio.

6. Ensayo de escuela de samba en el Sambodromo. El siguiente nivel del ensayo de bloco es indudablemente un ensayo general en el Sambodromo. Integrada por un grupo más grande de personas, una escuela de samba generalmente representa a un conjunto de participantes más establecido y con más tradición. Las escuelas de samba compiten por desfilar en el carnaval, luchan entre sí por ser las mejor evaluadas, y ascienden y descienden según su desempeño en el desfile. Se vive casi con tanta pasión como el futbol. Previo a los meses de carnaval, en algunas noches, una o dos escuelas de samba desfilan a la vez en un ensayo abierto al público en el Sambodromo. Los calendarios pueden ser encontrados en Internet o en las mismas instalaciones del recinto. Las escuelas de samba desfilan entre las gradas del Sambodromo con los vestuarios que utilizarán durante el carnaval, música en vivo, comparsas, batucadas y casi todo lo necesario: como si fuera el verdadero desfile. Generalmente los ensayos son mucho menos concurridos que el desfile de carnaval y puede apreciarse o disfrutarse más. La mejor parte de asistir a un ensayo de este tipo es que no tendrás que pagar una fortuna por una entrada como en el verdadero desfile de carnaval: ¡el ensayo es totalmente gratis! ¿Qué más se puede pedir?

Hasta aquí las cinco recomendaciones de hoy. ¿Qué te pareció? Hay mucho por conocer en esta preciosa ciudad y no pretendo abarcarlo todo en esta lista. Es simplemente una pequeña muestra de lo mucho que hay por hacer en Rio. Lo importante es dejarse sorprender.

Hasta entonces,

-JG

@soyjosegilberto 

 

– Todas las fotografías son de mi propiedad intelectual a menos de que se indique lo contrario. Todos los derechos reservados –

Sobre El Autor

Ingeniero en negocios, consultor financiero. Trying, people. World traveler de tiempo parcial, a veces nini de tiempo completo. Políglota wannabe. Estudiante de maestría. Administrador de proyectos en potencia. Tratando de no ser una persona normal desde 1991.

Artículos Relacionados

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.