El 6 de agosto de 1928 nace Andrew Warhola, hijo de padres checoslovacos e inmigrantes de los Estados Unidos. Un genio artístico que a los 9 años de edad, sufre un ataque de locura y es obligado a permanecer postrado en la cama, donde empieza a colorear pinturas para pasar el tiempo. Desarrolla una fijación por la radio y se vuelve fanático de las estrellas del mundo de la música, sin saber que el gusto le duraría hasta sus épocas de artista.

Se graduó en Diseño Gráfico y se tituló en Bellas Artes por el Instituto de Tecnología Carnegie, en Pittsburgh, de donde, en 1948, se trasladó a Nueva York y en donde comienza la historia del máximo exponente del arte comercial.

autobiographyofalicebshoe copy

Sus primeros trabajos fueron ilustrando para revistas como Glamour, Vogue, Harper’s Bazaar y hasta para el New York Times; fue ahí cuando empezó a hacerse llamar “Andy Warhol”. Premios y exposiciones en galerías de Nueva York le dan renombre, y en los años 60 produce algunas de sus obras ícono de su carrera: la sopa Campbell’s, los Dólares y las -famosas- serigrafías de las estrellas estadounidenses del momento (Marilyn, Elvis o Marlon Brando).

Warhol no fue solo un artista: marcó tendencias y desbarató preceptos del mundo del arte que ni los propios futuristas habrían figurado, algo que parecía ir con su propio estilo de vida.

Bautizó conceptos como la reproducción en serie del arte, la fundación de su Factoría, en donde artistas a su mando fabricaban proyectos visuales basados en sus bocetos, la realización de obras por encargo, además de la democratización del arte, en sí, hacia la cultura de masas, pero con el sobreentendimiento de que todo aquello, era arte. Andy poseía un sexto sentido que no cualquier artista tenía: fue capaz de seguir el ritmo de la cultura de su época, porque era capaz de entenderla. Era como un agente externo que idolatraba la cultura pop moderna, que guió a ésta misma, y que fue parte fundamental de ella.

BocaMarilyn

En cuanto a su obra, abarcó diversas técnicas, algunas nuevas y otras no tanto, pero aplicadas de tal forma que figuraban un estilo visual inigualable para el arte moderno: el aislamiento visual de la imagen, las (benditas) repeticiones, y una similitud inevitable con las imágenes impresas, además del empleo de colores explosivos para describir la naturaleza llamativa de la cultura de masas (y que hoy en día, visualmente, es incluyente una cosa de otra… al menos para el autor de esta nota). Warhol interpretó acertadamente, de manera directa o subyacente, el mundo moderno, el materialismo, la política corrupta, la explotación económica, el consumismo, el fanatismo mediático y el fenómeno del desarrollo de necesidades y aspiraciones creadas artificialmente, por “moda”. Fue, también, como un amo y maestro de la semiología, pues lo que parecían simples cuadros, con imágenes aún más sencillas, lograban un alto impacto visual que desencadenaba eventualmente en la generación de significados diversos y extraordinarios.

Andy Warhol falleció un 22 de febrero de 1987. Su legado es tomado como referencia más allá, incluso, del mundo del arte. Los medios de comunicación, la mercadotecnia y la publicidad se valen de sus métodos para desarrollarse en una cultura pop contemporánea diferente a la de Warhol,  pero quien fue un visionario de lo que hoy sucede, por citar un ejemplo, con las redes sociales: “en un futuro, todos tendrán sus 15 minutos de fama”, dijo, alguna vez, durante un momento polémico de su carrera.

Hoy, 6 de agosto, se celebran 86 años del nacimiento del rey del arte de masas, un genio que logró ver los “sentimientos” del arte comercial.

“A mí me pagaban y yo hacía todo lo que me pedían. Si me decían que dibujara un zapato, yo lo dibujaba, y si me pedían que lo corrigiera, lo hacía. Hacía todo lo que me pedían, corregirlo y hacerlo bien… después de toda esa ‘corrección’, esos dibujos comerciales tenían sentimientos, tenían un estilo. La actitud de los que me contrataban tenía un sentimiento o algo [parecido]; ellos sabían lo que querían, insistían; a veces se alteraban mucho. El proceso de creación en el arte comercial era mecánico, pero la actitud le agregaba sentimiento”.  

Andy Warhol

retratowarhol

Apoyo bibliográfico (fotografía de encabezado):
“Warhol” (2013), Gerry Souter, Edit. Numen
“Pop Art” (2007), Tilman Osterwold, Edit. Taschen

Sobre El Autor

Artista digital. Diseñador. 27

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.