Los colores pueden ser tan abstractos como el ojo lo perciba; por ejemplo: en ocasiones entre nosotros mismos, los humanos, dudamos si la tonalidad roja que estamos viendo sea la misma que percibe nuestro vecino, es decir; desde pequeños nos dicen que la manzana es roja, e instantáneamente al observar una manzana, nuestro subconsciente ya tiene la imagen de la coloración pero ¿ quién nos asegura que esa misma tonalidad coincida en todas las visiones?. Sin entrar en temas filosóficos, los especialistas tienen la creencia que además del hombre y el mono, no existen otros mamíferos que tengan conos, por lo tanto; no pueden ver o asimilar los colores.

Aún así, en casi la totalidad de los casos en los mamíferos resulta menos importante la identificación de los colores frente al movimiento: por ejemplo, a una cebra no le es indispensable identificar las diversas tonalidades de los pastizales, pero sí el movimiento de algún depredador al acecho.

Cebra

En cambio, una gran variedad de insectos, reptiles y aves diurnas sí tienen una visión en color, aunque con diferentes mecanismos y propósitos al del ser humano; por ejemplo las aves cuentan con un sistema de visión del color más complejo al del ser humano, ya que sus células fotosensibles tienen hasta cinco pigmentos diferentes, por lo que detectan muchos más matices de color. Entre las aves el color es muy importante, sobre todo aquellas que dependen de los tonos de su plumaje para atraer a su pareja.

Para nosotros, el ave del paraíso puede tener tonalidades hermosas y llamativas, pero no podemos diferenciar entre más de dos aves, ya que todas nos parecen iguales; sin embargo debido al mayor número de matices que logran ver las aves, sí encuentran esa diferencia que las puede atraer o reconocer.Aves

El número y densidad de células fotosensibles en la retina varía en grandes cantidades según las especies, y podría decirse que hasta en ellos se encuentra una cierta lógica, ya que los halcones y águilas, por ejemplo, son capaces de ver un insecto comestible de 2,5 cm desde 500 metros de altura, debido a que depende precisamente de su vista para cazar y alimentarse, mientras que mamíferos más grandes que no tienen la preocupación de ser un escalón más adentro de la pirámide alimenticia o depender de cazar para sobrevivir, como los elefantes o los rinocerontes, no reconocen objetos muy grandes ni a 30 metros de distancia.

AguilaLeon

Incluso, a pesar de que algunas especies distinguen los colores, no todos asimismo los perciben , es decir, las abejas no pueden identificar el color rojo, en cambio, sí perciben los colores ultravioleta.

Abeja

Una vez más gracias por leerme.

Sobre El Autor

Amante de la política con especial interés en la complejidad de nuestra sociedad de los grupos vulnerables y apasionado de la medicina.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.