Hijos del inframundo, les escribo un tema que a veces causa intrigas o preguntas que sólo dan vueltas al asunto.

En las relaciones de pareja se viven demasiadas situaciones por aquello de que somos diferentes con algo que nos une, las parejas se aman por muchas razones que a veces no comprendemos y discutir es parte de ser pareja, son inevitables al 100% por el hecho de las diferencias, entran muchas situaciones, como querer dar por su lado con tal de no discutir, complacencias, chantajes, bueno… infinidad de circunstancias.

A esto viene el determinado “sexo de reconciliación”, existen diferentes puntos de vista, desde los que les parece romántico, los que lo ven excitante, otros una rutina, en diversos casos como una excusa para terminar las cosas y no afrontar el problema.

Existen diferentes motivos como mencioné, a personas les parece romántico, pues se produce un impulso como decir: “¡Ya basta! Dejemos de pelear” en muchas ocasiones el sexo de reconciliación sucede cuando ni han resuelto el problema por el cual empezó todo, y al terminar su encuentro sexual romántico, suelen resolver las cosas con más calmas, sin gritos, y de una forma más directa y concreta, pues aunque no lo parezca tiende mucho a interferir la máquina perfecta de nuestro cuerpo.

Citaré a la doctora Carmen Valcárcel Mercado: el pelear “activa la respuesta física que conocemos como “fight or flight” (pelea o huye). Esa respuesta física hace que nuestro cuerpo tenga un aumento en la percepción sensorial debido a la liberación de neurotransmisores. Es una respuesta visceral, fuerte, que surge espontáneamente y hace que todo se sienta más de lo que normalmente sentimos”

Muchas personas nos preguntamos y otras nos respondemos que no está bien el conciliarse de esa manera con quien acabas de pelear, parece algo ilógico, o confuso.

La otra variable que existe en la cual, muchas parejas caen son donde como dije antes, un pretexto para no afrontar el verdadero problema, la comunicación es una de las bases más sólidas en una relación estable, se pierden muchas cosas, la confianza queda en duda, y se lleva más y más a la duda del porqué de esa relación; se comienzan a cuestionar si en verdad vale la pena una relación así, si de verdad se ama, y simplemente “¿qué hago aquí?”

Esas relaciones son de cuidado, pues más que dejar en claro que existe una carencia para resolver los conflictos de la pareja, esto procede a chantajes utilizando el sexo como una gratificación.

El lado bueno de esto: El sexo de reconciliación, puede ser apasionado y sin ternura, pues está cargado de toda esa tensión que es transformada en pasión. Un punto donde la adrenalina está en lo alto, es excitante y quita las inhibiciones que puedan sentir, incluso conllevar a realizar posiciones o formas más fuertes de darse placer. Y para los que lograron resolverlo antes del sexo, el de reconciliación es más ternura es más lleno de sentimiento, es como decirse que están el uno para el otro y se protegen.

En todos los casos y como todas las relaciones, hay demasiadas razones, emociones y diferencias, que pocas caen en la igualdad, pero en lo general esto es lo común, es mejor darse cuenta cuando éste sexo por reconciliación es en una relación tóxica, donde son chantajes, y sobre todo la inmadurez de afrontar los problemas.

¿Y ustedes, qué han vivido así? ¿Su punto de vista al respecto cuál es?

Me despido por ahora.

Sweet nightmares and poison kisses my children of the underworld.

Sobre El Autor

Diosa Súcubo, Gamer, Escritora.

Identificada con un Súcubo, Escritora, Goth-Metal, de ADN Gamer. Si la naturaleza me dio un ADN, entonces para mi programar es crear ADN algorítmico. Sólo que no me avisó que era ADN Gamer.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.