No tienen idea del verdadero dolor de cabeza que ha resultado comenzar este proyecto, a pesar de ser asiduo lector de varias publicaciones electrónicas vía rss, nunca había publicado nada y ha sido un verdadero reto.

Empecemos porque no siempre tengo tiempo de sentarme frente a la computadora así que pensé, si tengo tablet y ahí leo los bloggs que sigo, debe ser un proceso similar publicar en uno, ¿no?. Bueno, para no hacer el cuento largo, me tomó dos días dar de alta la cuenta y me dejó sin tiempo para hacer prueba y error.

Bueno, heme aquí tratando de llevar una columna entretenida con información útil para todos, pero sin desviarme de los objetivos que me trace con al aceptar esta invitación.

Hace un par de años, decidí tomar mi bici, en ese entonces de montaña y moverme en ella para cuestiones de trabajo cercanas, ya que tengo que salir constantemente a ver clientes o proveedores o incluso a comprar o entregar material y como todos sabemos; cada vez se vuelve más difícil encontrar un lugar para estacionarnos y así mismo, cada vez es más costoso el uso del auto y, para no hacer el cuento más largo, comencé a pedalear.

Al principio no lo hacía por más de unas cuantas manzanas a la redonda, después llegó mi hijo al mundo y comencé a usarla como transporte para ambos evitando así el tráfico matutino al llevarlo a la escuela; cabe señalar, que mi hijo se mueve en bicicleta desde los 6 o7 meses de edad y no se ha bajado de ella más que cuando le da gripa (sólo porque me trae graves consecuencias con su madre al llevarlo a la escuela en bici cuando hace frío), como todo padre que utiliza este medio de transporte, adquirí una silla para niños, casco pasamontañas y, sin darme cuenta las ruedas mágicas de mi bicicleta estaban creando un vínculo increíble con ese nuevo ser. Después, como todo lo bueno tiene que acabar, me roban la bici,ese vehículo que me había dado tan buenos momentos y recuerdos de esos últimos meses había sido ultrajado para no ser mío nunca más.

Después de un par de semanas, decidí no dejarme abatir por esa situación y compré una folding y luego otra de montaña, para ese entonces, descubrí una peculiaridad maravillosa de nuestra ciudad y que es la causante de que esté aburriéndolos con mis palabras, los “grupos ciclistas nocturnos”, existen sólo en la ciudad de México más de los que puedo nombrar y los hay para todos los niveles, gustos, alcances y rumbos. Al principio me sentí como gordo en panadería, probé un poco de aquí, luego se me antojó una probadita de ese de allá, y en general salía a pedalear con quien programara algo que me gustara sin la necesidad de sentirme incluido con ninguno de todos; probé con las Mujeres en Bici, con Bicitekas, con Demons Bike, Bici Raptors, y algunos más hasta que caí con Proyecto la Palma, con ellos me sentí identificado, incluido y en compañía de gente que tenía intereses afines a mi, además de una filosofía que me encantó: “Nadie se queda, todos llegan y sobre todo te enseñamos a exigir más de ti porque sabemos que puedes”, desde ese día trato de ser constante en las rodadas nocturnas aunque la familia, el trabajo y los compromisos no siempre lo permiten.

En este espacio los estaré contando mis peripecias sobre ruedas con algunos consejos para los ciclistas urbanos amateurs como su servidos.

Saludos y rueden seguros.

Sobre El Autor

Diseñador Gráfico, trabajo en producción gráfica en general, trabajo en campañas además de ser gran entusiasta del ciclismo urbano

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.