Estoy seguro que a muchos cuando eran pequeños les (nos) parecía increíble la idea de tener un robot en casa, y más aún si nos ayudaba a los quehaceres del hogar como lo hacía espléndidamente Robotina en la famosa caricatura de Los Supersónicos.

Conozco a muchas personas que les gustaría crear/tener su propia Robotina; pero habrá que darle tiempo al tiempo para que esto ocurra, al menos en lo que decidimos vivir en los cielos y transportarnos por tubos mientras realizamos el resto de nuestras actividades de manera virtual.

No obstante, hay iniciativas muy interesantes en este sentido. Hace poco mientras leía algunos artículos, me topé con el robot mayordomo Botlr. Si bien es cierto, que no semeja físicamente al mencionado personaje de caricatura, es en efecto un gran avance en el desarrollo de este tipo de tecnología. Y es que la aparición de este robot dentro de un hotel ha logrado que los huéspedes se sientan totalmente cómodos a la hora de solicitarle algún tipo de servicio como la solicitud de una toalla extra a la habitación.

Los robots en el área de los servicios es un sector que comienza a tomar importancia debido a la aparición de múltiples plataformas y aplicativos que ofrecen las más singulares experiencias y satisfacen las necesidades más básicas y exigentes de los usuarios. El sector hotelero no tenía que quedarse fuera y ha iniciado con pie firme en la implementación de este tipo de soluciones.

Para poder llevar a cabo sus actividades, Botlr cuenta con sistemas inteligentes para determinar la ruta que debe seguir hasta una determinada habitación y dejar la solicitud del cliente, incluso subiendo por el elevador, esquivando obstáculos y, lo más importante, solicitando al hospedado una calificación por su trabajo: de llevarlo a cabo adecuadamente le puedes dar de “propina” un tuit de felicitación (algo barato al bolsillo pero valioso para los sistemas informáticos).

En la actualidad se ha hecho el lanzamiento de un par de estos robots para validar la idea y comprobar si el servicio brindado es adecuado y es el esperado por el cliente. Al final del día la satisfacción de un buen servicio es lo que hace que un consumidor se convierte en un cliente fiel, y, gracias a la ayuda de la tecnología, ahora es posible concebirla a través de métricas de satisfacción que se vinculan a la tendencia inevitable de hacer participe a la tecnología en la mayoría de las actividades que llevamos a cabo los seres humanos.

Si un día lograremos tener una Robotina en casa no lo sé, lo que es un hecho es que lo seguiremos intentando 🙂

 .

“Tu objetivo como empresa no es tener solamente el mejor servicio al cliente, sino que sea legendario”
-Sam Walton, fundador de Wal-Mart.

Sobre El Autor

Consultor tecnológico. Amante de la tecnología y del desarrollo de nuevos productos y mercados. Creyente en el conocimiento, colaboración, trabajo en equipo y la creación de alianzas para poder generar innovación.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.