Si bien es cierto que cada vez se hace más necesario contar con información rápidamente, también es una realidad que no siempre utilizamos los medios y formas adecuados para llevar esta tarea a buen termino.

En la empresa, es fácilmente observable este proceso, en donde el intercambio de información es el día a día entre los miembros de la misma, y por lo mismo se buscan formas rápidas y prácticas para poder llevar a cabo estas actividades.

Uno de los dispositivos o herramientas que apareció hace ya casi veinte años y que ya es parte de nuestro kit mínimo de supervivencia (junto con las llaves, algo de efectivo y el teléfono celular :)) es la llamada memoria flash, memoria USB o pendrive.

Aún recuerdo cuando compré mi primer memoria USB (fue hace unos 8 años aproximadamente), eran bastante más caras que hoy día y seguramente pocos podían imaginar la rápida expansión que ha tenido en estos años, al menos yo no lo visualizaba.

Lo que es un hecho, es que parece haber llegado para quedarse por bastante tiempo más.
Si bien es cierto que son un gran auxiliar, también es una realidad que pueden convertirse en un dolor de cabeza si no se utilizan adecuadamente.

Algunas de las recomendaciones que hacen los expertos para no llevarnos un susto a la hora de usar estos dispositivos son:

1. Temporal. El uso de las memorias debe hacerse teniendo en cuenta que no se trata de discos duros sobre los cuales vamos a tener toda nuestra información, sino más bien de un medio temporal de almacenamiento para tener a la mano un documento, archivo o imagen no confidencial.

2. Virus. La portabilidad hace más susceptible que nuestro dispositivo se infecté tarde o temprano al utilizarse en equipos que han sufrido alguna vulnerabilidad. Para aquellos que siempre son requeridos a la hora de solicitar una memoria, se recomienda contar con una para “prestar” y otra que solamente se utilice de manera personal y que no se inserte en otra computadora que no sea la propia.

3. Temperatura. No exponer las memorias a altas temperaturas ni exponerla directamente a los rayos del sol, como cualquier otro dispositivo esto puede dañar y deteriorar el funcionamiento del mismo.

4. Formatear memoria. Cuando no se está seguro de si el contenido que tiene nuestra memoria puede contener algún virus, y si la información no es sensible, lo más recomendable es evitar abrir cualquier archivo que esta contenga y formatearla (cierto tipo de software malintencionado no se elimina con un formateado tradicional, en estos casos habrá que acudir con algún experto que la pueda limpiar correctamente o en su caso comprar una nueva).

5. Expulsión segura. Esta opción tiene su razón de ser. Aunque creamos que nuestra memoria no está en uso, en muchas ocasiones el software antivirus u otro tipo de aplicaciones se encuentran en constante revisión de los dispositivos periféricos del equipo, por lo que es necesario hacer una extracción segura del mismo antes de quitarla físicamente del puerto al que se encuentra conectada, de lo contrario puede haber pérdidas de información o daño del dispositivo.

6. Cifrado. Este es uno de los más importantes y de los que casi ninguno hacemos caso. Si compartimos información con otras personas, aún siendo compañeros de trabajo, es primordial mantener cierto grado de seguridad y privacidad para con esta información. Nunca se sabe cuando esta información puede llegar a manos equivocadas y provocar algún tipo de inconveniente. Fundamental es que la información compartida se encuentra cifrada y que únicamente las personas interesadas (remitente y destinatario) puedan conocer y tener acceso a estos datos.

Sin importar que tanta confianza tengamos con nuestros amigos, familiares o colaboradores, siempre es importante contar con mejores esquemas de uso con los dispositivos que utilizamos y sobre todo con la información que compartimos.
Nada es más rápido de perder que lo que no está en su sitio.

.

No harán muy grandes cosas los vacilantes que dudan de la seguridad.
-Thomas Stearns Eliot

Sobre El Autor

Consultor tecnológico. Amante de la tecnología y del desarrollo de nuevos productos y mercados. Creyente en el conocimiento, colaboración, trabajo en equipo y la creación de alianzas para poder generar innovación.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.