Nos exigimos resultados inmediatos y hoy más que en otra época, el tiempo parece correr de manera más acelerada, entras a tumblr, a instagram o vimeo, dices WOW cómo pueden estar haciendo esto!

Lo cierto es que hoy vemos una producción a gran escala, podemos ver la evolución y maduración de talentos, podemos hacernos sus seguidores y admiradores, e incluso tomarlos como referencias notables en nuestro trabajo. Han nacido ídolos efervescentes, personajes expuestos en internet que se han dispuesto a luchar por un lugar perdurable. No tengo problema con los ídolos o los fanáticos (no extremos), yo soy fan de algunas personas y me encanta, el internet me ha permitido conocer otra faceta de la persona detrás del personaje. No obstante el idolatrar supone colocar algo en un lugar muy superior, imposible de nuestro nivel. No creo que exista problema con esto, mientras lo mires desde un punto de vista distante a tu quehacer profesional. El idolatrar impide comprender el proceso, el que idolatra espera sólo el resultado; el milagro.

kamui2

 

Sucede que, en el caso particular de la ilustración, algunos sólo idolatran ilustradores y si quieren vivir de esta actividad, copiarán y copiarán con mucho detalle la técnica del DIOS. Así su búsqueda se limitará a un espacio y técnica, temáticas muchas veces desconectadas con el contexto del autor, productoras de imágenes sin mensaje ni propuesta.

Todos tenemos bancos de información, tenemos referencias y somos capaces de unir esas piezas para crear algo. Una situación parecida sucede en la ilustración, las imágenes son composiciones que surgen de la unión de referencias, algunos resultados más figurativos o ficticios, no importa, al final todo parece el resultado de conexiones de ideas y edición personal.

Sucede que una referencia debe ser tomada como tal, así como los niños toman textos prestados de Wikipedia sin un análisis profundo sobre la veracidad de los argumentos, surgen documentos, llámense ensayos mediocres que poco tienen que ver con el pensamiento de la persona. Así la ilustración exige cierto análisis, que va más allá del tomar referencia de un ilustrador por su estilo recurrente.

Kamui_03

 

Si una imagen te gusta es porque hay algo presente, cierta comunicación que no siempre profundizas, pero existe. Haz de cuenta que prepararás tu desayuno y tendrás que tomar en cuenta cierto razonamiento. Estudiar tus recursos y habilidades, pensar según tus instintos e iniciar un proceso para obtener un alimento satisfactorio. Piensa en las frutas y verduras, la sandía tiene textura y colores diferentes a la manzana o al plátano. Ahora pensemos en nuestro contexto, en México comemos colores y texturas, entonces me es difícil pensar en el miedo que tienen muchos al experimentar con combinaciones o trazos. No es más que un análisis llevado a la práctica, un comunicado que exhiba tu sensación acerca de tal o cual color, textura, tamaño o movimiento. Al final todo lo que creamos es referencia de un mundo existente y tangible.

Con el tiempo, si tu proceso creativo es completo, todo irá tomando forma. Las estructuras narrativas encontrarán un hilo conductor que permita su lectura. Así como los ríos, las imágenes resultantes de un buen pensamiento encontrarán su cause, logrando enviar a otros el mensaje deseado.

Estás acostumbrado a tomar referencias y admirar talentos que han hecho escuela, esperas adquirir una técnica idéntica y te frustras al no lograr tu objetivo, te creas ídolos inalcanzables, saboteas tu camino y decides tirar la toalla. La dinámica ha cambiado, hoy no es impensable aventurarse por un reconocimiento a gran escala, pero a veces lo parece y lo peor tal vez, es que algunos viven confundiendo la fama con el éxito.

“En México existe un talento increíble”

Siempre escucho esta frase y me parece lindo pensar en la diversidad de talentos con que contamos, pero hace muy poco me he dado cuenta de ello y me sorprendo cada vez más. Personas que buscan apropiarse de códigos y lenguajes para reinventar los discursos.

ComicFONCA_08

 

ComicFONCA_011

 

Sé muy bien que el proceso del que he hablado ocurre en el trabajo de Kamui Gomasio, ilustrador que tengo el enorme gusto de conocer. Hay una yuxtaposición de trazos y colores que hablan de una exploración constante, de una búsqueda con diferentes objetivos en cada proyecto, personajes bastante ficticios que son trabajados como pocos se aventuran. Ese es Kamui, un curioso practicante de la comunicación visual.

En el trabajo de Kamui es importante observar un todo para darse cuenta de los detalles y curiosidades que componen su propuesta visual. La observación entonces, es tan importante para el público como para el autor, de la observación nace el cambio de perspectiva, surge la ficción y las alteraciones a nuestra realidad.

Hace algunos meses la biblioteca Palafoxiana dio lugar a la presentación de los proyectos literarios de los becarios del FONCA, entre ellos Kamui, responsable de crear una novela gráfica bajo referencias de un México extraordinario. Kamui se aleja del folclore para involucrarse en una gráfica original, en entender que la referencia más emocionante de México se encuentra en su capacidad imaginativa, en la composición de espacios necesitados de nuevas perspectivas.

Felicito a Kamui por su valiente ilustración, es muestra clara de la capacidad de un gran país y su juventud.

Para conocer más de Kamui:

poderosokamui.blogspot.mx/

facebook.com/KamuiGomasio

 

Sobre El Autor

Ese que ríe cuando habla.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.