¿Por qué es de suma importancia modernizar la educación que se imparte en el país a nuestros niños y niñas?

 

Son aspectos básicos que se han dejado de lado, que los padres y madres en su gran mayoría desconocen sobre este tema; tema que es vital para el desarrollo de sus hijos, ya que los infantes cada vez están más “despiertos”, aprendiendo con mayor rapidez, “absorbiendo” así todo lo que procesan sensorialmente y que a los “educadores”, por otro lado, pareciera haberseles olvidado esta pieza clave.

Pitágoras el gran filósofo griego ya decía hace muchos años: Eduquen a los niños y no tendrán que castigar a los hombres. Cuánta verdad tenía Pitágoras al decir esta frase, cuánto contenido de fondo en cada palabra, ¡cuán importante es el papel de los formadores! Da tristeza pensar en una humanidad violentada atestada de corrupción, de pobreza, de humillación, de vicios, de apatía, de desigualdad… carentes de amor y de valores éticos. Un Estado donde al parecer predominan hombres que degeneran todo cuanto hay en lugar de regenerar.

Los tiempos actuales no son, obviamente, como lo eran hace cien años, hace quinientos o más, ni mucho menos son mejores que los anteriores; es un cambio constante, donde la problemática va en crecimiento y desgraciadamente los niños, las niñas, los y las adolescentes y hasta los mismos adultos están siendo educados por la pantalla de un televisor o de un ordenador,  donde la mayor parte de programas que se transmiten en estos medios de información, carecen de calidad en sus contenidos; siendo así “productos chatarra” para el espectador.
Tristemente, pero cierto, es una realidad que se está viviendo en México hoy en día y en muchos otros países de América Latina con un atraso en sus sistemas educativos.  Albert Einstein el científico más importante del siglo XX manifestaba: Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo. O María Montessori que decía: Tocar al niño es tocar el punto más delicado y vital, donde todo puede decidirse y renovarse, donde todo está lleno de vida, donde se hallan encerrados los secretos del alma, por ahí se elabora la educación del hombre del mañana.
Es por ello que deben tomarse medidas que tengan un efecto más óptimo.

Es tiempo de que los educadores, los grandes académicos, los gobernantes, los padres, las madres de familia y la sociedad en conjunto se pongan a pensar de una vez por todas en el camino que está tomando la humanidad; estamos a tiempo de reformar el tejido social y frenar el “suicidio colectivo” que se avecina inminentemente si no tomamos el papel y las responsabilidades que nos corresponde a cada uno como individuos y parte fundamental de la estructura social.

Sobre El Autor

Un bibliópata, amante de la filosofía, la literatura y la poesía.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.