Estoy seguro que estoy buscando algo, pero no estoy seguro qué encontré.

Liniers

1243640353_850215_0000000000_sumario_normal

 

 

Al papel lo que le viene bien es la tinta, a nosotros lo que nos viene bien son las sonrisas que espontáneamente salen y deforman para bien nuestro semblante. Hablo de esos sucesos que alteran todo, como filtros que nos mueven a otra perspectiva. Me gusta pensar que las etapas que voy viviendo se identifican con atributos; colores, olores, imágenes e incluso diálogos. Es un ejercicio que me ha enseñado a crecer, pensar en que cada etapa tiene cierta magia y duración.

Buenos Aires es amarillo, gracias a esos atardeceres que por una extraña razón tiñen todo en tonos cálidos, dan brillo a los cabellos rubios y acentúan las actitudes de glamour. La vida en Buenos Aires es como una pila con dos extremos de clima, gente que grita con euforia y teatros que añaden el toque dramático a la ciudad. Así es Buenos Aires, espacios angostos pero altos,  parques, árboles y banquetas no uniformes, un humor que entiendes sin saber la razón, no sé,  en esa ciudad hay tantos tipos de sonrisas con tantos significados que hacen de ese acto un nuevo vocabulario.

tumblr_mxxahafFEz1sufurvo1_500

En BA vive Ricardo Liniers, parte conejo, parte humano y parte papel. Un personaje trazado en una forma tan sencilla capaz de unir muchísimas referencias. Si bien Liniers trabaja historietas, su premisa  básica es contar historias, el gran reto es encontrar siempre algo nuevo para contar. Pensemos a cada historieta como un frasco, como esos contenedores que se reutilizan y clasifican contenido.

b_ipodposter_gettyid53238080

Liniers no hace caso de los shows sobre actuados, esos que obligan al espectador a reaccionar de una forma determinada, como la televisión basura que emite tamborazos irreales para provocar la falsa carcajada. Liniers toma los retazos del día y los une en lindos collages que exponen el humor de lo absurdo, ese humor que pregunta por la lógica en el vivir.

macanudos

No imagino que sería del mundo sin libertad de pensamiento, uno está obligado a vivir en su cuerpo, no obstante, la mente almacena y crea sin limitaciones, es opcional disfrazarse del mismo personaje cada día. La identidad es siempre cambiante, absorbemos lo que creemos correcto y nos produce satisfacción. De alguna forma necesitamos canalizar nuestras experiencias, canalizar nuestra energía en diversos contenedores, fragmentar nuestra persona y clasificar los pedazos. Los ilustradores tienen el poder de reinterpretarse a si mismos y jugar con la identidad, tomar personalidades ajenas pero no distantes.

images

Liniers ríe cuando habla y a veces se traba en sus palabras, es como un adulto que nunca alcanzó el título de seriedad, tal vez porque la facultad de derecho pareció la mofa más arriesgada, el camino más estático del mundo más volátil.

Liniers-012

Difícil es encontrarse entre tantos personajes producto de una sola mente, con una timidez exclusiva del gran genio, sino fuese porque el ego del creador lo eleva y le concede el poder de conquistar el mundo de las sonrisas.

1183429182_f

En mi particular punto de vista, considero que Liniers continúa trabajando porque sabe que no hay fin en el trazo, una historia crea una nueva, un suceso expande las posibilidades de la interpretación  del creador, misma que desemboca en múltiples lecturas para el lector, pero por sobre todo, un personaje siempre buscará los medios para sobrevivir y trascender.

Sobre El Autor

Ese que ríe cuando habla.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.