Tal parece que la parafernalia kitsch que caracterizó a Jeff Koons en algún momento de su carrera está quedando de lado… al menos por ahora. “Gazing Ball” es el nombre de uno de sus últimos proyectos artísticos que, en 2013, estuvo en exposición en la galería David Zwirner de Nueva York, su gran regreso desde 2008 a la capital del arte contemporáneo. En un giro muy decente a su trabajo, en esta serie de obras, Koons ha entre-mezclado lo contemporáneo con lo clásico: las piezas de Gazing Ball son esculturas de yeso, remembrando a las piezas del clasicismo romano, adornadas con una bola de cristal azul hechas a mano, colocadas de manera desafiante en alguno de los vértices de las figuras. Algo muy a su estilo. Según explican algunas reseñas de esta exposición, contemplar la bola de color azul, el propio reflejo sobre ella, es como contemplarte a ti mismo en medio de un cuarto lleno de gente mirando hacia ti -bueno, en realidad, mirando a la bola azul, pero la sensación es esa-. Una analogía muy precisa de lo que Koons provoca y es en el mundo contemporáneo del arte: sus colores brillantes, sus esculturas que parecen más figuras inflables, su exposición en Versalles, Michael y el mono…  todo eso que hace recordar al mundo que Koons es, de hecho, un verdadero artista. Ah, ¿y las esculturas? Ese es su gesto para recordarte que estás en una galería viendo arte.

 

Jeff-Koons-Gazing-Ball-David-Zwirner-19th-St-4

 

Empero, no todo es un guiño al pasado a través de dichas esculturas, pues Koons no podía hacerse el muy-propio y en un inesperado gesto de la galería neoyorquina, en plena inauguración frente a la mirada de los espectadores, se montaron dos esculturas más: una figura de un muñeco de nieve y unos buzones, bajo la misma temática de la Gazing Ball. E, incluso, a inicios de año, Koons mandó a hacer una escultura de Lady Gaga con una bola azul estratégicamente colocada sobre la misma, forma que fue adoptada por la artista como portada de su nuevo material discográfico. Vamos, que no has sido suficiente artista si no te involucras con astros de la música pop -¿Keith Haring-Madonna?- Parece ser que el norteamericano generó una reflexión muy atinada acerca de su legado como exponente principal del arte contemporáneo, como si se hubiera recordado a sí mismo que él también es un artista, tal como los grandes escultores romanos de los que toma como referencia en esta colección. Visualmente, Koons es un maestro y Gazing Ball no ha sido la excepción, tan solo con el contraste que los propios materiales provocan entre ellos mismos. La bola podría ser pieza digna de una exposición completa para ella sola, pues el tema del reflejo del espectador y la sensación que invoca son ya una obra de arte.

Sobre El Autor

Artista digital. Diseñador. 27

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.